Senador De Urresti, autor del proyecto de ley: “El problema no es virar con luz roja, sino tal vez la facilidad con que se obtienen las licencias de conducir”

Sorprendido por las reacciones que ha provocado el proyecto de ley que propone permitir, excepcionalmente, virar a la derecha con luz roja y precaución, se mostró el senador Alfonso De Urresti, autor de la iniciativa, quien dijo que “lo que esta moción busca es generar mejores condiciones para la fluidez vehicular en las arterias dentro de las ciudades, de manera de que cuando existan las condiciones adecuadas se pueda virar con luz roja, adoptando las medidas de seguridad que se requieren”.

De Urresti dijo que “me llama la atención este tono del debate, que exhibe un temor impresionante para abordar una materia como esta, que ya se aplica en algunas comunas del país y en muchas ciudades de muchos países sin que ello se haya convertido en un problema del tránsito, sino exactamente lo contrario. Lamentamos esta actitud, similar a la que se tuvo cuando se discutió el aumento de la velocidad en las carreteras, cuando se pronosticaron catástrofes viales, que finalmente no ocurrieron”.

El legislador del PS sostuvo que “en el actual escenario, me parece más grave la discusión que tenemos sobre la aplicación de la Ley Emilia, o la facilidad con que se obtienen las licencias. Entonces esta discusión un poco artificial, como vender el sofá de don Otto, porque el problema no es virar con luz roja o no, sino la cultura vial que no se educa adecuadamente desde la infancia y un sistema que permite obtener licencia sin mayores exigencias”.

El parlamentario de Los Ríos indicó que “es cierto que tenemos cifras de accidentabilidad y de mortalidad por accidentes viales muy altas, pero esas cifras no van a aumentar en caso de que se apruebe una normativa como esta, que justamente apela a exigir una mejor conducción y una mayor responsabilidad a los conductores. Los accidentes de hoy se producen por el exceso de velocidad, por la ingesta de alcohol, por no respetar las señales de tránsito o por el uso del celular, pero forzar el supuesto de que una norma como esta aumentaría esas cifras, me parece exagerado”.

Finalmente, De Urresti dijo que “espero que la próxima discusión en sala de esta materia sea con altura de miras y no sobre la base de caricaturas. Y que más allá de cifras estadísticas, asumamos que una propuesta como esta lo que busca es, justamente, hacer avanzar la cultura vial de los conductores”.