Senadores PS y presidenciables presenta proyecto de ley para modificar denominación de normas de la dictadura

Los firmantes del proyecto son los senadores y candidatos presidenciales Carolina Goic (DC), Alejandro Guillier (Ind.), Alejandro Navarro (País), además de los senadores socialistas Rabindranath Quinteros y Alfonso De Urresti.

Considerando que debe recuperarse el espíritu del código civil elaborado por Andrés Bello en 1857, en el sentido de que “la ley es una declaración de la voluntad soberana”, un grupo de senadores, entre ellos los candidatos presidenciales Carolina Goic, Alejandro Guillier y Alejandro Navarro, además del senador Rabindranath Quinteros, presentaron un proyecto de ley que busca corregir la denominación de las normas elaboradas en dictadura, indicó el senador y también autor de la iniciativa, Alfonso De Urresti.

El parlamentario por Los Ríos, dijo que “en lo específico, lo que el proyecto propone es que ahora en adelante toda referencia a las leyes dictadas entre el 11 de marzo de 1981 y el 10 de marzo de 1990, es decir desde la N°17.983 hasta la N°18.975, deberá utilizarse la expresión decreto ley en reemplazo de ley, con su numeración original. Creemos que es lo que corresponde, no pueden llamarse leyes normas dictadas por 4 personas, sin Congreso y sin democracia. Solo en democracia pueden debatirse y aprobarse leyes legítimas”.

De Urresti indicó que “esto no tiene ningún afán más que ser precisos y rigurosos. No podemos estar propiciando el necesario retorno de la educación cívica a los colegios si ni siquiera somos capaces de enmendar temas básicos como el que proponemos. Los ciudadanos de este siglo deben tener claridad de la diferencia entre vivir en un sistema democrático y uno de facto que dicta normas sin contrapeso y que son impuestas por la fuerza de las armas”.

El legislador del PS señaló que “esta propuesta afectaría a poco más de 900 leyes actuales, que incluso, pese a no haber sido elaborados en un régimen democrático, continuaron utilizando la numeración correlativa que quedó trunca el 11 de septiembre de 1973. Por lo tanto no se trata de reescribir la historia ni nada parecido. Solo apegarse a la rigurosidad jurídica que la dictadura quiso blanquear en su constitución de 1980, agregando un párrafo que convertía los decretos en leyes. Sin embargo esa norma fue derogada y es por eso que hoy proponemos esta rectificación”.